Buscar este blog

domingo, 2 de noviembre de 2014

El general Lezo o el infortunio del héroe ( 2 min.) (Reposición)

El general Lezo o el infortunio del héroe ( 2 min.) (Reposición)

El general  Lezo o el infortunio del héroe ( 2 min.)

por
Juan B. Lorenzo de Membiela


«[…]¿Cómo ese manco, cojo y tuerto había podido alzarse contra un ejército tantas veces superior en hombres y en armamento? […] » (Pérez Foncea, 2012)[1] .


El 4 de febrero de 2014, en reunión mantenida en el Cuartel General de la Armada con el Ayuntamiento de Madrid  se acordó emplazar el monumento al marino D. Blas de Lezo en la Plaza de Colón.

Varios  aspectos son destacables: Lezo era guipuzcoano, nacido en Pasajes en 1687 y murió en Colombia en 1741. La iniciativa es  promovida  por un particular, D. Iñigo Paredes, a través de la plataforma change.org/es  en  Internet[2].  Es el primero que se erige en España bajo cuestación popular desde el siglo XIX. 

La semblanza  del marino fue impulsada en España por el diplomático colombiano D. Pablo Victoria[3] en su obra: «El día que España derrotó a Inglaterra ».

No es extraño que desde fuera de este  país deban decirnos qué héroes tenemos. España siempre da la espalda a quienes con su ejemplo comunican virtudes para superar  inconvenientes y avanzar sobre  obstáculos de gran magnitud.

Otros matices, menos conocidos: se trata de unminusválido que superó con mucho a todos losválidosSu  gloria brota tras 325 años de silencios en España. Solamente en  Colombia , en Cartagena, una efigie en bronce corta las cálidas brisas de un Caribe antaño español.

Recuperó la Isla de Mallorca, sometió a la corona a la levantisca  Génova, rompió el sitio marítimo de  Barcelona y rindió la plaza de Orán, entre otros combates de ingenio  y arrojo en el  extremo de lo épico.

Cartagena de Indias fue su acción más espectacular entre marzo y mayo de 1741. Pero rivalidades, que son personales ambiciones,  siempre son difíciles de superar sin que la muerte extinga lo atávico del hombre perverso y malo. Acabó sus días en la ciudad que salvó,  desprestigiado, traicionado, bajo  una depravada  miseria, arrojado a  una fosa común y  desconocida hasta la fecha.

 La política del virrey Eslava fue origen y causa.

La flota  inglesa, la segunda mayor de toda la historia naval, pretendía expulsar a España de sus dominios americanos comenzando en Cartagena de Indias, virreinato de Nueva Granada. Este ataque está contextualizado en la  llamada «Guerra del Asiento » o de la «Oreja de Jenkins ».

Eslava y Lezo discutieron  sobre la estrategia  a seguir contra   la flota británica atacante bajo la insignia del almirante  Vernon. Tras la retirada británica por la táctica defensiva  de Lezo, con   18.000 bajas  frente a las 800 españolas,  el virrey Eslava cesó al almirante como jefe  de la comandancia, sometiéndolo a un vil enclaustramiento. Además,  ideó una argucia  para asumir todos  los méritos de la victoria.

 A tal fin escribió un diario de guerra: Diario de todo lo ocurrido en la expugnación de los fuertes de Bocachica y sitio de la ciudad de Cartagena de las Indias que  omitía toda referencia  al marino. Aunque éste, en su confinamiento, escribió el suyo  que fue enviado  al ministro de Estado, marqués de Villarias[4].

Ambos diarios navegaron a España en el mismo barco pero con diferentes destinatarios y distantes consecuencias. Más allá de ese momento es algo que ya Lezo no supo porque moriría el 22 de octubre por sus  heridas de guerra. 

El diario de Eslava fue publicado en Madrid con fines propagandísticos y fue reconocido  por SMC Felipe V ascendiéndolo  a capitán general de todos los ejércitos reales.

Veinte años después, SMC Carlos III, otorgó a Lezo, póstumamente, el título de marqués de Ovieco (fecha de concesión 26 de agosto de 1760), aunque sus gestas siguieron ignoradas.

Ya dijo Gayo Salustio en sus Catilinarias: Sin lugar a dudas la suerte es dueña de todas las cosas; ella enaltece y eclipsa todo según su capricho más que según la equidad.

Tambien la historia es, con frecuencia, silenciada por quienes intentan monopolizarla. Aunque  es  un tesoro  infungible que vive más allá de los momentos y más tarde o más temprano llega lo que por justicia debe acontecer... o no.



[1] Pérez Foncea,(2012): «El héroe del Caribe », Madrid:Cofás.

[4] Peralta Ruiz, V. (2007): « Camaradas Políticos y Paisanos. Amistad y clientelismo entre el virrey de Nueva Granada Sebastián Eslava y el marqués de la Ensenada (1741-1754)», Nuevo Mundo, Mundos Nuevos, en http://nuevomundo.revues.org/3289



Imágenes:


http://www.abc.es/20121026/archivo/abci-blas-lezo-201210251658.html

http://es.wikipedia.org/wiki/Blas_de_Lezo

http://img74.imageshack.us/img74/424/estandartedeltenientegeza3.jpg

http://www.foroxerbar.com/viewtopic.php?t=8617

http://www.imperio-numismatico.com/viewimage.forum?u=http%3A%2F%2Fs21.postimg.org%2Fdbfz4r6tz%2FBlas_de_Lezo_001.jpg

http://www.imperio-numismatico.com/viewimage.forum?u=http%3A%2F%2Fs21.postimg.org%2Fdbfz4r6tz%2FBlas_de_Lezo_001.jpg

http://www.blasdelezoexposicion.com/index.php/descargas