Buscar este blog

martes, 19 de noviembre de 2013

Ecológicamente accidental : el automóvil eléctrico y el litio( 3 min.)

Ecológicamente  accidental : el automóvil eléctrico  y el litio( 3 min.)
por
Juan B. Lorenzo de Membiela

Los  automóviles eléctricos  se ofrecen al conductor   como alternativa  ecológica.  No emiten gases de efectos invernadero  a diferencia de los motores de explosión de  combustibles fósiles. Aunque esto  no implica que sean medioambientalmente inofensivos. La cualidad del producto no produce que su creación y mantenimiento se encuentren ajenos a  toda contaminación.

Un estudio  publicado en octubre de 2012 en la  revista Journal of Industry Ecology, demuestra  que el impacto sobre  el calentamiento global  circulando unos  200.000 Km. mejora solamente un +/-29%  en relación con los de gasolina y un +/-20% en relación con los diésel.  Con unos  100.00 Km  el beneficio se reduce  a un  +/-14%   respecto a los de gasolina y pasa desapercibido con los diésel[1].

Además, la mitad de las emisiones de carbono que produce un automóvil provienen de su fabricación. En esta fase, el automóvil eléctrico es más contaminante que el resto. Cuando el coche  eléctrico sale de la línea de producción ha generado más de 13.000 Kg. de dióxido de carbono, mientras que un coche convencional solamente ha producido 6.350 Kg[2].


Un aspecto que ha ganado la simpatía popular es la nula emisión de gases en el tráfico urbano. Es agradable contar con vehículos  así.

Pero si nos atrevemos a profundizar para tener criterio propio veremos que el impacto medioambiental de las baterías de litio  o Ion-litio no es tan inocuo[3].  Baste referir la mínima ecología en  la explotación minera del llamado «Triángulo del litio » que abarca parte de Bolivia, Argentina y Chile[4].

Además, la electricidad necesaria para sus baterías solamente será sostenible si procede de fuentes limpias, no de centrales térmicas a carbón, a fuel o a gas o  centrales térmicas de ciclo combinada (gas-vapor) o centrales de biomasa a base de residuos contaminantes.

España,  es un país dependiente energéticamente  del extranjero y la infraestructura eólica y solar no compensa económicamente  este déficit. La ineficiencia tecnológica es el motivo de ello. No entro a estudiar las centrales hídricas y los pantanos necesarios. A escala municipal puedan arrojar nuevas alternativas aunque rompan la armonía visual de unos   paisajes ya de por sí deteriorados por  tantos aerogeneradores.

El mundo se dirige hacia los automóviles eléctricos como solución a la escasez de carburantes petrolíferos y como inversion para sectores empresariales y financieros.

Los Estados Unidos , la Unión Europea, la Autoridad del Gran Londres, la Agencia Internacional de la Energía de la OCDE, ofrecen incentivos y estrategias para la introducción del vehículo eléctrico. Uno de los objetivos más ambiciosos propuesto por la OCDE y 8 países (China, Francia, Alemania, Japón, Sudáfrica, España, Suecia y EEUU) tiene como objetivo alcanzar los 20 millones de vehículos  eléctricos para el año 2020.

Ya en 2004  el Consejo  Mundial Empresarial para el Desarrollo Sostenible (WBCSD) [5] apuntó que   el transporte por carretera   de  mercancías y personas se incrementará sustancialmente en las próximas décadas. Se prevé que  en 2050  serán 2000 mll. los vehículos eléctricos que estarán circulando en el mundo, necesitando una infraestructura eléctrica acorde a una demanda previsible. En muchos países no existe.

Es destacable el Programa «CO2 Neutral»  de la compañía Volkswagen  que para mí es la opción más ecológica para luchar contra las emanaciones de CO2 de los automóviles y de lo que no son automóviles, como las erupciones volcánicas, por ejemplo. Con esta opción, contratada al comprar un vehículo, la compañía se compromete a plantar un número determinado de árboles  calculados en función de la contaminación del vehículo  y a mantenerlos durante un periodo de 30 a  40 años[6].

El paradigma ecológico está ya aquí. Y el mismo se traduce no solamente  en el ámbito de la empresa. 


En algunas ciudades la escasez de arbolado en sus calles es una clamorosa ausencia que no casa con las nuevas sensibilidades sociales en donde la estética de lo verde  se reclama. Calles más arboladas y parques y jardines con mayor masa forestal dentro de un paisajismo que tambien es arte para las ciudades.

Lo ecológico  introduce sus dictados progresivamente.  Asumir esta nueva conciencia no es solamente cuestión de tecnología  sino de actitudes. Aunque nada puede cambiarse si uno no está dispuesto a cambiar.


_________
Este estudio no tiene publicidad autorizada por el autor. La introducción por medios maliciosos de otros enlaces ajenos al propio blog "Sucesos Contemporáneos", constituye un atentado a la propiedad intelectual y una reprobable actitud no etica por  las empresas beneficiarias del mismo. Que curiosamente aplican programas de Calidad Total y de Responsabilidad Social Corporativa.

Por favor, coherencia.




[1] http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/j.1530-9290.2012.00532.x/full

[2] http://www.expoknews.com/2013/03/22/el-sucio-secreto-de-los-autos-electricos/

[3]Vid. Estudio del Instituto Nacional de Ecología de México, en http://www2.inecc.gob.mx/publicaciones/libros/438/cap5.html

[4] Argentina, Chile y Bolivia son los grandes productores de Litio: el triángulo formado  por el Salar de Uyuni (Bolivia) , el Salar de Atacama (Chile) y el Salar del Hombre Muerto (Antofagasta, Sierra de Catamarca en Argentina).

[5] Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible (WBCSD), (2004): «Movilidad 2030: frente a los retos de la sostenibilidad»,  Ginebra, Suiza: WBCSD, en http://www.wbcsd.org/home.aspx

[6] http://www.volkswagen.es/es/think-blue/compensa/programa-co2-neutral.suffix.html/content~2Fm129_navigation_cont_0~2Fitems~2Fm129_navigation_cont_0.html

Fotos:



No hay comentarios:

Publicar un comentario