Buscar este blog

martes, 20 de mayo de 2014

Gremios, calidad, empresa , quiebra y libertad del hombre ( 2 min.)

Gremios,  calidad, empresa , quiebra y libertad ( 2 min.)

Por
Juan B. Lorenzo de Membiela


Un gremio era una corporación formada por los maestros, oficiales y aprendices de una misma profesión u oficio, regida por ordenanzas o estatutos especiales (Fernandez-Ríos, 1999:488).Se manifiestan en toda la europa medieval.

 Tiene su origen en las agrupaciones vecinales de socorro mutuo de carácter religioso[1]. Vigentes en España desde los Reyes Católicos hasta principios del s. XIX[2] .




Sus siglos de vida dejaron una cultura que aun hoy pervive en algunos aspectos si bien de carácter testimonial. Sobre todo en aquellos más antiguos y sobre todo en aquellos que hoy más admiración generan por lo que tienen de individualismo frente a lo informe de un igualitarismo sin adjetivos.

El gremio controlaba el oficio en sus aspectos técnico, productivo, laboral y organizativo. Eran titulares de  competencias legislativas, ejecutivas, policiales y judiciales. Potestades reconocidas por los concejos o ayuntamientos[3]  y posteriormente  por la monarquía directamente. 

Era ésta la facultad  más esencial pues el pueblo llano apenas podía acceder a la jurisdicción ordinaria, resolviendo sus controversias tribunales constituidos por el gremio en cada municipio   (Gonzalez Arce, 2008)[4].

El acceso  era restringido, poseía una estructura muy  jerarquizada, se impartía   un  periodo de aprendizaje y obligaba a  la práctica del oficio por un tiempo inexcusable, notas, todas ellas, que garantizaban un producto de calidad. Una excelencia  del producto perseguida  por toda la corporación pues de ello dependía su prestigio y por ello su trabajo y  subsistencia.

En el gremio de albañiles (Teran, 1998)[5], para  iniciarse en el secreto y conocimiento del oficio, se ingresaba  como aprendiz mediante contrato entre el aspirante o sus familiares con el maestro ante notario.  El maestro se comprometía a enseñarle el oficio así de traza como de obra, mostrándole las técnicas para su ejecución. 

El tiempo de aprendizaje lo fijaban las ordenanzas de cada población aunque, en atención a la extensión de las enseñanzas, alcanzaba normalmente  los 9 años.

El maestro proporcionaba  casa y habitación así como herramientas para el trabajo. 

El alumno debía  asistir diariamente, obedecer   todo lo que le mandara tanto para el oficio como para otra actividad, guardarle  fidelidad y cuidar la herramienta. 

En España era frecuente la denominación de « criado », extensible incluso a los familiares del maestro.

Adquirido el conocimiento, el maestro le expedía la «Carta de aprendizaje», registrándose en el libro de Oficiales, hecho que constituía la adquisición del segundo grado de la jerarquía gremial.

El examen de  maestro se realizaba en el taller ante las autoridades: alarifes o veedores- y el  Cabildo o Ayuntamiento de la ciudad o villa. Constaba de una parte teórica debiendo explicar mediante cálculos los secretos del oficio y otra práctica realizada  en obra.

En todas  las ordenanzas gremiales  concurría una voluntad de no admitir a aquel que hubiera incurrido  en quiebra. De ahí, la  responsabilidad con que intervenían en operaciones mercantiles. De ahí, tambien, el valor de la palabra dada[6].

El declive no fue por falta de calidad en sus actividades, más bien por una incipiente economía de mercado que abolió   el  proteccionismo real  junto a una competitividad internacional que afectó el precio de los productos y servicios.

Desde hace tiempo los jóvenes ya no aprenden  del caballero o del maestro sino que son excluidos de la sociedad y de los círculos de adultos, con sus contrastes y  su especial gramática, durante un  tiempo[7] más dilatado.

 Ya no son preparados para la vida en su amplio concepto  sino de forma indirecta a través de universidades y escuelas. Cabría  plantearse qué enseñanza sería  la más productiva técnica y personalmente.

Pregunta que formulo alejado del imperativo de ideologías que someten a los hombres a la tiranía del pensamiento unívoco rechazando toda libertad de debate, todo matiz de divergencia.

Un sovietismo en estado puro y latente que monopoliza una  libertad cuyo fin es la muerte de la dignidad en la cultura occidental. Que es un  capital infungible cuyos efectos contra lo totalitario son todavía insondables.

Para Ortega, el gremio  ahogaba  al hombre[8]. Porta en el vestido la indumentaria de su oficio. Toda su existencia está supeditada a la corporación.

 Si. Hoy ya no existen gremios pero existen otros mecanismos que aplican una misma jerarquización, un mismo nepotismo, una misma disciplina, férrea, fría, mecánica

Quizás sea la falta de amabilidad o  tacto, el vacío de una cortesía desterrada de toda formación que hace al hombre menos humano  y más mamífero. O quizás sea la lucha entre las élites y el anhelo siempre  presente de quienes desean expresar una  libertad divergente.  Conflicto que se pierde en los siglos  de  las ambiciones personales.

Un apunte solamente  como ejemplo de obra gremial: el colegio de Nuestra Señora de la Antigua, en Monforte de Lemos, levantado por el hermano del VII conde de Lemos, De Castro y Andrade,  conocido como «El pequeño Escorial »,  y especialmente su escalinata sin soporte, obra que aún hoy despierta admiración por su ingeniosa técnica, en muchos aspectos desconocida todavía.





[1] Ruiz, Jusue, T. (1994): «Las cartas de hermandad en España », A. H. D. E., v. XV, pp. 387 y ss .

[2] Jovellanos en su informe «El libre ejercicio de las artes», de 9 de noviembre de 1785, sienta unas premisas que guían el desarrollo de su pensamiento: la absoluta libertad de trabajar en cualquier arte, sin sujeci6n a gremio; el derecho natural a trabajar que no pueden limitar leyes gremiales que vulneren esta libertad; «los gremios son un mal» que avala la costumbre, la prescripción y la autoridad... Frente a ello, la libertad estimula la creación de nuevas artes y el perfeccionamiento de ]as antiguas; fija la relación adecuada entre la producción y el consumo y, al fin, como la razón y la experiencia demostraban, ayuda a fortalecer el sistema industrial de un país, sabiendo que «el comercio, la industria  son y probablemente serán por largo tiempo los  únicos apoyos de la preponderancia del Estado[…]».

[3] Pues desempeñaban funciones judiciales como reducto histórico del poder real en la figura del corregidor.

[4] Gonzalez Arce J.D. (2008): «La organización de la producción textil y las corporaciones gremiales en las ordenanzas generales de paños castellanas (1494-1511) », Anuario de Estudios Medioevales, 38/2, pp. 707-759.

[5] Terán Bonilla, J.A. (1998): «Los gremios de albañiles en España y Nueva España », IMAFRONTEN, pp. 341-56.

[6] Gómez Rojo, M.E. (2008) :«Las implicaciones jurídicas, sociales y económicas de los cinco gremios mayores de Madrid como institución mercantil y financiera en la España del siglo XVIII», Revista de Estudios Histórico-Jurídicos XXX, 2008, pp. 187 – 214

[7] Elias, N. (1991): « La sociedad de los individuos », Barcelona: Península.

[8] Ortega y Gasset, J., (2012):«En torno a Galileo », Madrid: Tecnos.

Fotos:

http//www.escolapiosmonforte.com/historia%20del%20colegio/historia.htm

http://viajar08.blogspot.com.es/2012/09/monforte-de-lemos.html

http://blogs.ua.es/historiaalcoy/tag/gremios/


http://lascronicasdethot.blogspot.com.es/2012/03/los-gremios-de-barcelona.html


1 comentario:

  1. En realidad, las universidades surgieron configuradas como un gremio de estudiantes y profesores y, paradógicamente, aún conservan gran parte de sus primitivos carácteres gremiales

    ResponderEliminar